Traducción cortesía de iDISC



TAUS GuidelinesObjetivos y alcance

Estas pautas tienen como objetivo ayudar a los clientes y a los proveedores de servicios a establecer expectativas claras. También se pueden utilizar como base para instruir a los posteditores.

Es posible que las pautas de postedición de cada compañía varíen según diferentes parámetros. Resultaría poco práctico presentar un conjunto de pautas que cubrieran todos los escenarios. Esperamos que las organizaciones utilicen estas pautas básicas y las adapten según lo requieran para alcanzar sus propios objetivos. Por lo general, estas directrices suponen una postedición bilingüe (no monolingüe) que, de ser posible, debe realizar un traductor remunerado, pero que en algunos casos pueden llevar a cabo expertos en la materia o voluntarios que sean bilingües. Estas pautas no son específicas para un sistema o idioma.

 

Recomendaciones

Para reducir el nivel requerido de postedición (independientemente del par de idiomas, dirección, tipo de sistema o campo), recomendamos que:

  • Se ajuste el sistema adecuadamente, es decir, debe asegurarse que haya un diccionario de nivel alto y una codificación lingüística para los sistemas de traducción automática basada en reglas (RBMT) o que se haya realizado una formación con datos claros, específicos del campo y de alta calidad en el caso de sistemas híbridos o basados en datos.
  • Se asegure que el texto de origen esté bien redactado (es decir, sin errores de ortografía ni puntuación y sin ambigüedades) y, si es posible, que esté adaptado para traducirse con traducción automática (es decir, usando reglas de redacción específicas que se ajusten al sistema de traducción automática correspondiente).
  • Se integre la gestión terminológica en los sistemas de redacción de texto, de traducción automática y de memoria de traducción.
  • Se forme a los posteditores por anticipado.
  • Se evalúe la calidad del resultado “en bruto” de la traducción automática antes de negociar el rendimiento y el precio y se establezcan expectativas razonables.
  • Se llegue a un acuerdo para definir la calidad final de la información que se debe posteditar, basándose en el tipo de usuario y en los niveles de aceptación.
  • Se pague a los posteditores para que proporcionen comentarios estructurados sobre los errores comunes de la traducción automática (y, si es necesario, se les facilite una guía sobre cómo presentarlos) para ir mejorando el sistema con el tiempo.

Pautas para la postedición

Suponiendo que se implementen las recomendaciones antes mencionadas, presentamos a modo de sugerencia, algunas pautas básicas para la postedición. El esfuerzo en la postedición estará determinado por dos criterios principales:

  1. La calidad del resultado “en bruto” de la traducción automática
  2. La calidad final esperada del contenido

Para lograr una calidad similar a la alcanzada con la “traducción y revisión humana de alta calidad” (también conocida como “calidad para publicación”), se recomienda generalmente una postedición completa. Si se busca una calidad inferior, a menudo descrita como “suficientemente buena” o “apta para los propósitos”, se recomienda por lo general una postedición rápida. Sin embargo, es posible que la postedición rápida del resultado de una traducción automática realmente pobre no proporcione un texto que cumpla con los estándares de calidad para publicación. En cambio, si el resultado “en bruto” de la traducción automática es de buena calidad, probablemente sólo se requiera una postedición rápida y no una completa para obtener una calidad para publicación. En consecuencia, en lugar de diferenciar entre pautas para postedición rápida y postedición completa, diferenciaremos entre dos niveles de calidad esperada. Se podrían definir otros niveles, pero en este momento nos ceñiremos a dos para que sea simple. El siguiente diagrama intenta ilustrar qué se entiende por diferentes niveles de postedición para alcanzar diferentes niveles de calidad y cómo esto se puede alterar según la calidad general del resultado “en bruto” de la traducción automática. El conjunto de pautas que proponemos a continuación se definen como un grupo de pautas de donde se pueden seleccionar pautas individuales dependiendo de las necesidades del cliente y de la calidad de la traducción automática “en bruto”.

Pautas para alcanzar una calidad “suficientemente buena”

La calidad "suficientemente buena" se define como comprensible (es decir, se puede comprender el contenido principal del mensaje), precisa (es decir, comunica el mismo significado que el texto de origen), pero no es buena estilísticamente. El texto puede parecer generado por una computadora, la sintaxis puede sonar algo extraña, la gramática puede no ser perfecta, pero el mensaje es preciso.

  • Se intenta obtener una traducción correcta desde el punto de vista semántico.
  • Se asegura que no se haya añadido ni omitido ninguna información accidentalmente.
  • Se modifica todo contenido ofensivo, inadecuado o no aceptable culturalmente.
  • Se utiliza tanto como sea posible del resultado “en bruto” de la traducción automática.
  • Se aplican las reglas básicas con respecto a la ortografía.
  • No hay que implementar correcciones de naturaleza estilística.
  • No hay que reestructurar oraciones solo para mejorar el flujo natural del texto.

Pautas para lograr una calidad similar o igual a la de una traducción humana:

Este nivel de calidad por lo general se define como comprensible (es decir, el usuario final comprende perfectamente el contenido del mensaje), preciso (es decir, comunica el mismo significado que el texto de origen), estilísticamente correcto, aunque puede no ser tan bueno como el alcanzado por un traductor que es hablante nativo. La sintaxis es normal y la gramática y la puntuación son correctas.

  • Se intenta obtener una traducción correcta desde el punto de vista gramatical, sintáctico y semántico.
  • Se asegura que la terminología clave esté correctamente traducida y que los términos no traducidos sean aquellos que aparecen en la lista de “Términos que no se deben traducir" proporcionada por el cliente.
  • Se asegura que no se haya añadido ni omitido ninguna información accidentalmente.
  • Se modifica todo contenido ofensivo, inadecuado o no aceptable culturalmente.
  • Se utiliza tanto como sea posible del resultado “en bruto” de la traducción automática.
  • Se aplican reglas básicas con respecto a la ortografía, puntuación y guiones.
  • Se asegura que el formato sea el correcto.

Queremos expresar nuestro agradecimiento a las personas que han ayudado a elaborar estas pautas. Hemos sido muy afortunados de poder contar con la ayuda de los miembros de TAUS, las instituciones gubernamentales y las organizaciones de traductores. Aquí podrá encontrar más información acerca el equipo que ha participado en el proyecto y del proceso seguido para consensuar estas pautas.

Asimismo, también queremos manifestar nuestro especial agradecimiento a Sharon O’Brien, de la Dublin City University y CNGL, y a Fred Hollowood, del gabinete de asesores de TAUS y Symantec, por su dedicación y colaboración en la producción de estas directrices.

Best Practices Search